Spread the love

La tecnología cambió el negocio de la música y de igual modo su manera de promocionarla. Una nueva mirada a las convenciones establecidas, a partir de las nuevas estrategias, hacen que lo que se había establecido como normas contemple otras realidades irreverentes para algunos y natural para los demás.

El público del siglo XXI no solo consume el producto per se, ahora los artistas deben llevar a sus seguidores más que sus canciones, con logísticas de trabajo (planificadas o no) pero que le permiten a los famosos estar presentes en el medio, muchas veces sin tener en el momento una pegada por su música.

Lanzar una canción o un álbum musical requiere del acompañamiento de una historia, un escándalo, una pelea, un embarazo, todo se vale en este mundo en donde las redes sociales son la mejor vía o canal para llevar el mensaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.